FILustra 2015 clausuró con una presentación de Rébecca Dautremer; con valiosos consejos de Roger Ycaza, Ana Pez y Ed Vere; y con una visión humana de Andrés Sandoval, Valeria Gallo y Vicente Reinamontes

El lunes 30 de diciembre es el último día de Foro Internacional de Ilustración (FILustra) en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL Guadalajara), y pareciera que han pasado muchos días, desde la tarde del domingo, por la cantidad de información y experiencias que se han vivido en tan poco tiempo. En esta ocasión, la jornada de FILustra inicia con la Conferencia magistral de la reconocida ilustradora Rébecca Dautremer. En tan solo hora y media, Rébecca nos compartió parte de su experiencia como ilustradora. Desde sus inicios en la Escuela Nacional Superior de Artes Decorativas, una escuela pública de París, hasta experiencias con sus recientes trabajos.

Rébecca Dautremer nació y creció en los Altos Alpes, una región al sur de Francia justo al lado de la frontera con Italia. Ella afirma que nació con las ganas de dibujar y que siempre antes de dormirse dibujaba algo, sobre todo pies porque le daba la impresión de que le salían muy bien. A diferencia de las conferencias anteriores en FILustra, en las que los ilustradores compartían que el internet era un recurso importante para el éxito, la tecnología no hubiera ayudado mucho al desarrollo de esta ilustradora: No tenía internet, no tenía Facebook ni ninguna red social en la cual ocupar mi tiempo, lo que fue una suerte para mí porque me dio mucho tiempo para trabajar con mi imaginación y dibujar. De haber nacido en esta época, mi vida no habría sido la misma, comentó Rébecca. Ante esta inquietud pictórica Rébecca ingresó a la Escuela Nacional Superior de Artes Decorativas, sin embargo, el apoyo que recibió por parte de sus profesores no fue el más eficiente, ya que la ilustración era considerada como algo para niños, algo ingenuo y bobo. Mis profesores decían que dibujar para los niños era como dibujar pequeños Mickey Mouse. Pero al final tuve la suerte de encontrar a un profesor de ilustración que me ayudó a conseguir mis primeros trabajos, así lo recuerda la ilustradora.

filustra01

Imagen de la conferencia magistral de Rébecca Dautremer en FILustra 2015

Los primeros trabajos que tuvo como ilustradora fueron para un libro de colorear y para un libro sobre la historia de un académico, los cuales fueron realizados con gouache y desde entonces nunca ha cambiado la técnica. Ilustré cinco o seis libros intentando encontrar mi estilo y dominar la técnica y el entender cómo hacer el trabajo de ilustrador, cómo entender un texto, cómo hacer imágenes a partir del texto. Aprendí mi trabajo trabajando. Mi estilo vino por defecto, es decir habían muchas cosas que no podía hacer y todo lo que podía hacer empezó a definir mi estilo. Mi estilo se define por las cosas que sí sé hacer, comentó Rébecca.

filustra02

Imagen de la conferencia magistral de Rébecca Dautremer en FILustra 2015

Sucesivamente compartió los libros que cambiaron su carrera: “Enamorados” y “Princesas olvidadas o desconocidas”. Con el libro “Enamorados” se centró en la técnica y comenzó a componer ilustraciones con elementos fotográficos: profundidad de campo, planos y fuera de foco (uno de los efectos más complicados de lograr en gouache); esta característica se debe a que Rébecca siempre tuvo una inquietud por la fotografía, incluso consideró ser fotógrafa antes que ilustradora. Y con el libro “Princesas olvidadas o desconocidas” le cambió la vida, fue una publicación que se tradujo en más de 20 idiomas en todo el mundo alcanzando un considerable éxito comercial, sin embargo, la pequeña desventaja fue que las personas encasillaran el trabajo de la ilustradora francesa, así lo expresa: El gran éxito de este libro hizo que la gente me encasillara como especialista en princesas por lo que solo me hacían propuestas para ilustrar princesas, cuando en realidad no es mi tema favorito. Es difícil convencer a la gente de que somos capaces de hacer otras cosas, pero, en realidad es una desventaja que no lamento mucho porque me cambió la vida tener un éxito de esta magnitud.

Imagen de la conferencia magistral de Rébecca Dautremer en FILustra 2015, en la que habla sobre el libro "Enamorados"

Imagen de la conferencia magistral de Rébecca Dautremer en FILustra 2015, en la que habla sobre el libro “Enamorados”

Rébecca también compartió su trabajo en otras áreas, como en revistas, juegos infantiles y con el perfume Kenzo, el cual fue una gran oportunidad porque en realidad su estilo no se adapta a la publicidad. Así como, algunas imágenes de su procedimiento creativo, como ensuciar el vidrio del escáner, romper y volver a pegar ilustraciones, agregar mosquitos muertos sobre el papel, y meter el papel en jugo de carne. Muchos de estos procesos los realizó mientras realizaba “Diario secreto de Pulgarcito” del escritor Philippe Lechermeier, el cual involucraba muchas ilustraciones en tan poco tiempo. Con “Diario secreto de Pulgarcito” se dio cuenta que el poder de la imagen suele ser más castigado que en el texto, pues aunque la propia historia de Pulgarcito cuente hechos atroces siempre la que es censurada es la imagen, y esta fue la anécdota que compartió al respecto: En el texto e incluso en la obra original hay detalles que son bastantes duros, Pulgarcito es un niño abandonado, luego hay ogro que mata a sus hijos y uno lo acepta fácilmente al leerlo, pero en el momento en el que el ilustrador lo pone en la imagen es mucho más duro. Por lo que creo que se les es más fácil censurar una imagen que censurar el texto, es decir, uno puede leer que el ogro se comió a su hijo y uno lo acepta, pero en el momento en que se ve la imagen del ogro con un pedazo de la niña en la boca, ahí sí no lo aceptan, porque las imágenes son más difíciles de digerir. Eso lo aprendí en este libro.

La conferencia concluyó con algunas preguntas de los ilustradores, en las cuales descubrimos que Rébecca Dautremer admira la obra de los ilustradores Lisbeth Zwerger y Quentin Blake, le gusta mucho el trabajo de la fotógrafa mexicana Graciela Iturbide y entre sus próximos proyectos está el trabajar con una compañía de teatro.

Herramientas adecuadas para recorrer el camino

Tres ilustradores internacionales encabezan la penúltima mesa de discusión, “Herramientas adecuadas para recorrer el camino”, en FILustra, Roger Ycaza, Ana Pez y Ed Vere. Los asistentes quedan inspirados, tras haber presenciado la conferencia de Rébecca Dautremer, por lo que desean escuchar más testimonios ilustrados.

Esta mesa inicia con una introducción de Sandra López, directora de la agencia Pencil Ilustradores, en la que explica que en la vida de un ilustrador no solo es la cuestión gráfica, también es importante saberse vender, saber de contratos, saber comercializar su trabajo y es de lo que nos compartirán los reconocidos ilustradores. La primera en hacer su presentación es la ilustradora española Ana Pez, quien nos comparte sobre su libro “Mi hermano pequeño invisible”, el cual ganó el premio Ópera Prima en la prestigiosa Feria del Libro Infantil de Bolonia en 2015. La idea era hacer en un solo libro con dos historias y lecturas distintas. Este proyecto lo hice en el último año de escuela y lo empecé a mover con editores y el proyecto, prácticamente, era mi portafolio. El proyecto era horrible la idea era buena, pero para nada estaba bien desarrollada, era una estudiante y no tenía ni idea, pero no me desanimé a pesar de que nadie lo quería publicar. Yo seguí trabajando en el proyecto porque sabía que era cuestión de tiempo y de trabajo y de crecer como profesional para poder hacer un buen final con la idea que tenía. Estuve cuatro años trabajando en el libro, que dio como resultado tres versiones distintas, y por fin una editorial francesa se interesó en el libro, tuvo mucho que ver Pencil la agencia en la que estoy como ilustradora. El año pasado se publicó y ha tenido un buen recibimiento con un premio en Bolonia, nos compartió Ana.

filustra04

La ilustradora Ana Pez compartiendo su trabajo en FILustra 2015

El siguiente en presentar su trabajo fue el gran ilustrador inglés Ed Vere, quien nos demostró el poder de las palabras haciéndonos gritar: ¡Banana!, a todo pulmón. Ed es un ilustrador que lleva, aproximadamente, quince años realizando libros infantiles, una profesión que, afortunadamente, surgió por accidente. Ed Vere nos enseñó que a partir de la simplicidad se pueden crear grandes historias. El primer libro que nos presentó fue “Banana” con el objetivo de enseñarnos cómo se puede contar un libro a través de las imágenes. Todas mis historias provienen del diseño de los personajes, cuando tengo claro al personaje en mi mente la historia comienza, comenta Ed.

filustra07

El ilustrador Ed Vere en FILustra 2015

Ed Vere nos compartió un poco del libro “Mr. Big”, la historia de un enorme gorila que es temido por su tamaño hasta que por fin alguien se interesa por sus habilidades musicales. Y al igual que Mr. Big, el ilustrador inglés tiene un gusto por la música y colabora con Britten Sinfonia y Neil Cowley Trio para contar la historia de Mr. Big con dibujos y música en vivo. Como parte de su proceso creativo Ed nos compartió los dibujos que realiza en las calles, en su caso en Londres: Todas mis ideas provienen de las calles, observando a las personas. Me encanta observar y dibujar, comenta Ed. Y para finalizar su presentación, nos relató su reciente publicación “Max the Brave”, la historia de un valiente gato que va en búsqueda de un ratón, sin saber cómo es exactamente un roedor.

filustra09

Ed Vere compartiendo su libro “Mr. Big” en FILustra 2015

La última presentación corrió a cargo de Roger Ycaza quien, al igual que Ed, nos cautivó con su ilustrada presentación y nos mostró los pasos que llevó a cabo para ser ilustrador. Los intereses de Roger se han desarrollado entre el diseño, la música y la ilustración. Siempre me ha gustado dibujar y decidí armar una carpeta, porque cada vez que hacía diseño procuraba meter algo de dibujo y decidí abandonar el diseño gráfico y decidí enfocarme en la ilustración, comentó Roger Ycaza. La formación de este ilustrador se desarrolló de manera autodidacta, se inspiró de los ilustradores que admiraba, experimentó con todas las técnicas posibles y buscó un estilo, así lo comentó: Cuando empecé me quitaba mucho el sueño tener un estilo y a través de referentes traté de buscar una voz con la que me identificara, pero al pasar los años, después de probar muchísimo, me di cuenta que estaba preocupándome demasiado por algo que no tenía que preocuparme y decidí liberarme de ese peso. Y complementó que para darse mayor visibilidad se creó un sitio web y un blog para que los clientes pudieran observar su trabajo. Creo que es muy importante tener un lugar visible en el que la gente pueda encontrarnos, compartió el ilustrador. Desde 2007, Roger se propuso crear historias con sus propias palabras e imágenes y bajo ese objetivo el ilustrador ha logrado publicar y exponer en diferentes países y siempre teniendo muy claro que el mayor objetivo en la ilustración es experimentar y recorrer un camino largo de aprendizaje.

filustra12

Imagen de la presentación de Roger Ycaza en FILustra 2015

Cuando Sandra les cuestiona sobre un momento que haya sido clave en su carrera como ilustradores, Roger y Ana responden que fue cuando publicaron libros y Ed compartió que todas sus preguntas sobre cómo crear libros infantiles fueron resultas cuando se enfrentó al público infantil y descubrió lo que a los niños les encantaba ver en las historias, como la anticipación. Cuando responden sobre su dinámica de trabajo, Roger Ycaza nos comparte que en un principio tenía horarios complicados (dormirse tardísimo y levantarse temprano) porque quería trabajar el mayor tiempo posible, sin embargo, se relajó y ahora tiene unos horarios más establecidos, pero eso sí de lunes a domingo. Un caso similar con Ana, quien confiesa aún no logra tener un horario fijo de trabajo, y Ed Vere recomienda que lo mejor es relajarse y tener tiempo de ocio y sobre todo salir del estudio y vivir una vida, porque al final las historias provienen de la vida diaria (un poco de lo que nos habló Chih-Yuan Chen en su presentación). Por último estos son algunos de los consejos que dieron los tres ilustradores:

  • Ser honesto con tu trabajo y defenderlo
  • Ser puntual
  • Ser consciente de que los editores y personas con las que trabajas también son humanos y como a todos los humanos, les gusta mantener buenas relaciones sociales
  • Sobre todo, ser constante y amar lo que haces, mientras exista pasión en tu trabajo alguien sabrá reconocerlo

La ilustración: motor de humanidad

La última mesa de discusión se llevó a cabo con los ilustradores: Andrés Sandoval, Valeria Gallo y Vicente Reinamontes. Cada ilustrador presentó un proyecto en el que la ilustración tuvo un papel importante para resolver un problema social.

La primera en dar a conocer su proyecto fue Valeria Gallo, quien convocó a todos los ilustradores, en #ilustradoresConAyotzinapa, a realizar un retrato de los estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa. Abril Castillo, ilustradora y moderadora de la mesa, comentó que ella como ilustradora cuando dibujó el retrato de uno de los desaparecidos fue como tocar su rostro con sus dedos y reconocer a la persona, darle una identidad. Justo el objetivo que quería lograr Valeria al realizar esta convocatoria, así lo comentó: Quería que las personas reconocieran a los desaparecidos y no fuera una foto más en blanco y negro del periódico. Los que participamos reconocimos y nos acercamos a las personas, compartió Abril Castillo. La convocatoria reunió muchos retratos, más de los esperados, y con el objetivo de ayudar a los padres de los 43 desaparecidos se tiene pensado crear un libro con estos retratos y darles las ganancias.

filustra14

Imagen de la mesa de discusión “La ilustración: motor de humanidad” en FILustra 2015

El siguiente proyecto fue el de Andrés Sandoval, quien rescató una zona muy frecuentada y transitada, pero ignorada de Brasil. Una marca de la dictadura en Brasil, compartió Andrés sobre esta zona. Para hacerlo destacó los elementos arquitectónicos del paisaje urbano a través de las paredes de los edificios, 141 paredes planas fueron intervenidas. La intervención de los edificios se podía observar como letras simbólicas. El propósito se logró y se rescató esta zona, siendo ahora un espacio de creatividad para los artistas y de este proyecto surgieron dos libros que contienen los colores de los edificios.

filustra15

Imagen de la presentación de Andrés Sandoval en FILustra 2015

Por último Vicente Reinamontes habló sobre su colaboración con la organización chilena Joven Confundido, la cual tiene como objetivo reunir el testimonio anónimo de jóvenes homosexuales, bisexuales y personas transgénero. Para Vicente siempre ha sido importante hablar de sus inquietudes y ayudar a resolver las inquietudes de otras personas, en esta ocasión le interesaba promover la diversidad sexual en su país, Chile, por lo que decidió crear retratos con el proyecto PANFLETO. La problemática que el ilustrador detectó con Joven Confundido fue que utilizaban imágenes no personalizadas capturadas de bancos de imágenes que en realidad no generan ninguna empatía con el público, debido a que los testimonios son anónimos y los jóvenes no se atrevían a mostrar sus rostros, ante esta situación Vicente Reinamontes concluyó que la mejor manera de abordar los testimonios era a través de retratos ilustrados de los jóvenes, de esta manera los testimonios mantenías su anonimato y las personas podíamos generar empatía con los testimonios. Para una marcha que se llevó a cabo en Chile, Vicente y Joven Confundido desarrollaron una dinámica que consistía en que el público de la marcha podía dibujar en los globos los rostros de los testimonios anónimos y de esta manera simbólica llevar a los a jóvenes a la marcha.

JOVEN_CONFUNDIDO_3

Globos intervenidos del proyecto Panfleto de Vicente Reinamontes

También nos compartió su experiencia con el taller “Ilustrar el testimonio erótico” con el cual se enfrentó el miedo y la timidez de experiencias sexuales a través del dibujo. Siempre se partía con timidez, pero con el dibujo se superaba este miedo, comentó Vicente. Y por último, habló del libro “Al Sur de la Alameda”, el cual tiene como objetivo concientizar a las nuevas generaciones sobre problemáticas sociales a través de la historia de Nicolás y sus vivencias en la Revolución pingüina, revuelta estudiantil chilena del año 2006.

Para concluir FILustra y esta mesa de discusión, los ilustradores quieren dejar claro que ilustrar es comunicar y por tal motivo, a través de la ilustración se pueden generar cambios sociales.

Aplausos efusivos resuenan en la sala de conferencias y, con una nostalgia anticipada, los asistentes se retiran de FILustra.

Por último, les compartimos algunas de las imágenes de los talleres que se llevaron a cabo en el marco de FILustra:

filustra16

Taller de Andrés Sandoval en FILustra 2015

filustra17

Taller de Andrés Sandoval en FILustra 2015

filustra18

Taller de Ana Pez en FILustra 2015

filustra19

Taller de Ana Pez en FILustra 2015

filustra20

Taller de Ana Pez en FILustra 2015

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s