ENTREVISTA/ QUE TODOS SIGNIFIQUE TODOS: JUAN PALOMINO

Ilustrar desde la introspección: Yo creo que ilustrar a partir de conceptos íntimos es, al mismo tiempo, lo más complicado y lo más sencillo. Si partimos de lo personal al ilustrar, tenemos más que decir, afirma Juan Palomino.

De pequeño, Juan Palomino era un niño creativo e inquieto que apreciaba los libros, en especial aquellos que tenían información sobre dinosaurios, pues su sueño era convertirse en paleontólogo para revelar al mundo la forma que tenían estos animales en la vida real, todo a partir de sus huesos y una rigurosísima investigación. Al crecer, él nunca perdió esas cualidades que lo llevaban a imaginar y construir cosas distintas; incluso, continuó desarrollándolas en la carrera de Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México. Por azares del destino y una que otra confusión, no sólo se convirtió en un filósofo, también se volvió uno de los grandes exponentes de la nueva generación de ilustradores mexicanos.

El lado racional predomina en su trabajo, característica que lo ha diferenciado y le ha dado una identidad propia a cada una de sus ilustraciones. Lo que yo hago primero es pensar bastante la idea en abstracto, busco una interpretación personal que vaya un poco más allá de lo que de inmediato se nos presenta visualmente como expresión de ella. Luego, ya con eso, pienso en elementos visuales que sirvan para representar esta interpretación. Mi intención es que estos elementos entren en una especie de tensión a la hora de leerlos para que la imagen diga la idea, pero que también deje cabos sueltos y sea capaz de jalar las ideas propias del lector, comenta Juan sobre el lado conceptual en la ilustración.

p79b

Ilustración del libro “El ojo de vidrio de mi abuelo” publicado por Ediciones Castillo

Cada obra de este ilustrador es una historia abierta con algunas pistas que invitan al espectador a terminar la narración: crear una lectura propia de lo que observa.

A continuación, Juan Palomino comparte con La Neif un poco más de los temas, las historias y los conceptos que podemos descubrir en su trabajo:

¿De qué tratan las ilustraciones con las que ganaste una Mención Honorífica en el XXIII Catálogo de Ilustradores de Publicaciones Infantiles y Juveniles de Conaculta?

Son un diálogo con las del Catálogo Iberoamericano, en el que las ilustraciones muestran a una niña que responde sin miedo a situaciones que podrían ser peligrosas o intimidantes. Las tres escenas representan amenazas latentes en la naturaleza, la sociedad y la propia casa. La niña habita esos peligros aceptando su existencia con tranquilidad.

En las ilustraciones del Catálogo de Conaculta, el personaje es un domador que, en la primera imagen, intenta dominar y ridiculizar a un tigre enorme, a pesar de que ambos tienen cola. En la segunda imagen, el domador intenta darle forma cúbica a un árbol de la selva mientras su cola lo traiciona regando la selva con una regadera. En este caso, el personaje es opuesto a la del Iberoamericano, expresando la necesidad que tenemos todos de controlar y dar orden a lo que nos da miedo de la naturaleza y de nosotros mismos. También expone lo inútil que es esa lucha, principalmente porque no podemos dejar de traicionarnos, pues no somos distintos de lo que despreciamos. La regadera aparece en ambas series, sin embargo, en el Iberoamericano es la niña quien conscientemente riega el bosque, aunque en él se escondan los peligros.

catalogoconac2rgbbaja

Una de las ilustraciones que ganaron Mención Honorífica en el XXIII Catálogo de Ilustradores de Publicaciones Infantiles y Juveniles de CONACULTA

El miedo es un sentimiento que has trabajo en tus obras, ¿de qué manera se ilustra a partir de conceptos tan complejos e íntimos como los sentimientos?

Yo creo que ilustrar a partir de conceptos íntimos es, al mismo tiempo, lo más complicado y lo más sencillo. Si partimos de lo personal al ilustrar, tenemos más que decir. Es algo con lo que vivimos y con lo que nos involucramos de forma más sincera, ya que todo el tiempo está ahí. Con suerte, estas cosas íntimas tocan lo más profundo de aquellos que leen la imagen. Lo complicado quizá sea que exige hacer un ejercicio de observación de nosotros mismos no siempre placentero.

¿Cómo fue el proceso creativo del libro “Samir y Yonatan” de Ediciones Castillo?

Me costó mucho trabajo porque, en general, es complicado para mí desarrollar personajes. Se me hace más fácil hacer ilustraciones conceptuales en las que los personajes no están tan bien definidos porque expresan más ideas que personalidades; por lo que el trabajo con el equipo editorial fue muy importante. Después de eso, siguió un trabajo de experimentación con la técnica. No quería hacer lo que había hecho en mi libro pasado (también con Ediciones Castillo), así que me puse a buscar ilustraciones de Medio Oriente y encontré varios grabados que me dieron la idea de hacer esta serie con “scratch”, una técnica que apenas había probado, pero que daba la impresión de dramatismo y de la representación popular que buscaba.

Finalmente, las ilustraciones se resolvieron cuando conseguí crear imágenes de lo que la novela narraba mezcladas con la manera en la que el personaje principal, un niño palestino que acaba en un hospital judío, vivía todo eso.

Ilustración del libro Samir y Yonatan

Ilustración del libro Samir y Yonatan

Un proyecto que, una vez más, nos vincula con el miedo es el clip “Imaginarnos sin miedo” de la serie Imaginantes. Platícanos un poco de este gran trabajo y cómo construiste las ilustraciones a partir de la obra del escritor David Grossman.

En “Imaginantes”, el trabajo creativo es un tanto simple y, en ciertos puntos, un tanto complejo. Yo no hago animación, por lo que mucho del proceso de definición de estilo y de la forma de narrar corre a cargo de ellos. Eso simplifica las cosas, pero también es un reto porque hay que buscar la mejor manera de entender su intención y de armonizar mi propio trabajo con la historia y con ellos.

“Imaginarnos sin miedo” y “Samir y Yonatan” son historias sobre niños israelíes y palestinos, y sobre los miedos y prejuicios que parecen insuperables, pero que en ciertas condiciones se muestran absurdos e infundados. Me parece curioso como un montón de cosas que he ilustrado van de la mano con el miedo.

conejofrente

Ilustración para “Imaginarnos sin miedo”

Juan Palomino, además de haber ilustrado libros en diversas editoriales (Nostra, Progreso, Ediciones SM, Caja de Cerillos, Fondo de Cultura Económica, entre otras), ganó el primer lugar en el IV Catálogo Iberoamericano y el segundo lugar en la XVIII edición de éste; también obtuvo Mención Honorífica en el XXII Catálogo de Ilustradores de Publicaciones Infantiles y Juveniles de Conaculta.

La ilustración le ha permitido a este creador mantener un vínculo cercano con la lectura desde su trabajo en la literatura infantil.

Cuéntanos un poco sobre cómo la ilustración te acercó a la literatura infantil.

Ya no lo recuerdo bien, pero a partir de empezar a interesarme por la ilustración, por accidentadas y diversas razones, comencé a enterar un poco más de la literatura infantil. Es chistoso porque de niño mis libros eran más bien de divulgación científica.

Hasta hace muy poco empecé a leer más libros para niños, ya más entrado en la actividad profesional.

No suena tan romántico, ni siquiera podría decir que al empezar a aprender a ilustrar pensara en un futuro como ilustrador de libros infantiles; pero con el tiempo y las experiencias, pienso que es un género que permite una libertad sorprendente.

Para ti, ¿cuál es la importancia de la ilustración en la literatura infantil?

Puedo decir que de niño nos gustan un montón los dibujitos, y las cosas con dibujitos, y eso tiene que significar algo. El placer es un parámetro de valor que a veces subestimamos. Y si a ese placer le sumamos lo que una imagen puede hacer para enriquecer una lectura, o lo rica que una imagen puede ser por sí misma; y también la facilidad, la naturalidad y la riqueza con la que los niños observan e interpretan las imágenes, pues creo que ahí encontramos su importancia. Sobre todo cuando estamos llenos de imágenes que no están hechas para enriquecer nada, más que bolsillos.

4.260

Ilustración para libros de texto de la SEP

¿Cómo asimilaste el concepto de la lectura como factor de inclusión en la ilustración que realizaste para la exposición Que todos signifique todos?

Pensé, primero, que no me gusta esta idea que a veces domina de que la inclusión se trata sólo de las discapacidades físicas. Si vemos las cosas así y pensamos que somos buenos por eso, no estamos entendiendo nada (creo). Hoy, los gobiernos hacen un montón de medidas vistosas para que haya rampas, elevadores y braille, al mismo tiempo que excluye e ignora a un montón de gente que simplemente no le interesa. Lo mismo hacemos las personas. Pensé que el sentido más profundo, y del que debería partir cualquier reflexión sobre la inclusión, es el de entender cómo vivimos las diferencias entre las personas. Generalmente, casi cualquier diferencia (étnica, religión, costumbres, orientación sexual, situación económica) provoca exclusión. Es un poco como lo que ilustré en el catálogo: nos gustaría que todos los árboles fueran cúbicos, y también las personas.

Para hablar sinceramente de inclusión tenemos que pensar primero en eso: qué son para nosotros las diferencias y por qué las vivimos como un peligro; qué pensamos que las hace peligrosas, intrínsecamente peligrosas.

En mis ilustraciones, un señor admira los distintos colores y formas de las aves y le dice a una niña que mire lo que él ve, pero después censura e intenta cambiar las diferencias entre las personas, e intenta que todos sean como él, hasta que la niña le ofrece un libro y él empieza a ver a las personas como miraba a las aves. Creo que la lectura es una manera muy efectiva de mostrarnos la diferencia como riqueza, y no como peligro. No hay buena literatura de lo cuadrado, de lo uniforme.

¿Cuál es para ti la importancia de que el 34 Congreso Internacional de IBBY se lleve a cabo en México?

Es importante justo por eso, somos un país que lee poco, aunque inconscientemente lea mucho y a pesar de que hay tanto para leer. No sólo libros. Fomentar la lectura en México es un paso que, aunque tiene un ritmo lento, es capaz de hacer si no un mundo mejor, sí uno menos enajenado, en el que las personas sean capaces de decidir su forma de vivirlo.

Ilustración para libros de texto de la SEP

Ilustración para libros de texto de la SEP

Haber tenido el primer lugar en el IV Catálogo Iberoamericano, le ha dado a este ilustrador la oportunidad de dar a conocer su trabajo a nivel internacional y le ha generado proyectos que anuncian una fructífera carrera. Al respecto, Juan Palomino comenta un poco sobre sus recientes y futuros planes.

A raíz del premio del Iberoamericano, han pasado muchas cosas. Ahora estoy haciendo con mi novia el segundo libro de la serie que empezó el año pasado con el “Ladrón del fuego”, que narra cómo el tlacuache robó el fuego para los hombres. Esta vez es sobre el Jaguar, que no tiene un mito en sí, pero es una figura muy importante en la cosmovisión mesoamericana. También voy a ilustrar un libro álbum, de Editorial Juventud, sobre unos niños que aprenden a leer en una comunidad de Colombia.

Estoy ilustrando algunos textos de un libro que aparecerá en un futuro no muy lejano y que es una compilación de cuentos populares mexicanos, reescritos por Fabio Morábito. Además, ilustraré un cuento de Homero Aridjis sobre las mariposas monarca; y ya pronto empezaré a trabajar en un libro álbum de mi autoría para Ediciones Castillo, es una historia sobre lo que nunca pasó. ¡Mucha cosa muy emocionante!

Parte de las ilustraciones que ganaron el Cuarto Catálogo Iberoamericano de Ilustración.

Parte de las ilustraciones que ganaron el Cuarto Catálogo Iberoamericano de Ilustración.

Ilustración del libro Samir y Yonatan publicado por Ediciones Castillo

Ilustración del libro Samir y Yonatan publicado por Ediciones Castillo

"A un extraño mirándote" de la serie Se le puede temer. La cual fue seccionada en el Segundo Catálogo Iberoamericano de Ilustración.

“A un extraño mirándote” de la serie Se le puede temer. La cual fue seccionada en el Segundo Catálogo Iberoamericano de Ilustración.

animales

Ilustración del libro "El ojo de vidrio de mi abuelo" publicado por Ediciones Castillo

Ilustración del libro “El ojo de vidrio de mi abuelo” publicado por Ediciones Castillo

catalogoconac1rgbbaja

Una de las ilustraciones que ganaron Mención Honorífica en el XXIII Catálogo de Ilustradores de Publicaciones Infantiles y Juveniles de CONACULTA

Una de las ilustraciones ganadoras del  Cuarto Catálogo Iberoamericano de Ilustración.

Una de las ilustraciones ganadoras del Cuarto Catálogo Iberoamericano de Ilustración.

Ilustración para un poema de Roxana Elvridge-Thomas. Revista La Peste.

Ilustración para un poema de Roxana Elvridge-Thomas. Revista La Peste.

ENTREVISTA:: Sandra Rodríguez

TXT Y EDICIÓN:: Carlos Apreza y Sandra Rodríguez       

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s